ACIT

Asociación Campesina Inzá Tierradentro

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
ACIT Asociación Campesina de Inzá Tierradentro

Desde la Serranía del Perijá-Cesar

E-mail Imprimir PDF
En respuesta a las autoridades Yukpa:
En la Serranía del Perijá cabemos perfectamente las comunidades campesinas y el pueblo Yukpa
 

“Los campesinos tienen derecho a una tenencia de tierras segura y a no ser desalojados por la fuerza de sus tierras y territorios. No debería procederse a ningún traslado sin el consentimiento libre, previo e informado de los campesinos interesados, ni sin un acuerdo previo sobre una indemnización justa y equitativa y, siempre que sea posible, la opción del regreso”, numeral 5 del artículo 4 de la “Declaración sobre los derechos de los campesinos y de otras personas que trabajan en las zonas rurales”, Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Fechado en La Paz, Cesar, el 20 de julio de 2016, las Autoridades Yukpa de la Serranía del Perijá remitieron a distintos organismos internacionales una extensa comunicación en la que hacen una serie de planteamientos que de hacerse efectivos terminaría erosionando aún más los derechos de las comunidades campesinas y que significaría su expulsión de un territorio que habitamos desde finales de la década de los años cuarenta del siglo pasado. Entre los numerosos planteamientos que se hacen en la referida comunicación, especialmente nos llaman la atención los que a continuación se relacionan:

- Se tiende a identificar el llamado territorio ancestral del pueblo Yukpa con prácticamente toda la Serranía del Perijá ubicada en los municipios de Manaure Balcón del Cesar, San Diego, La Paz, Agustín Codazzi, Becerril y La Jagua de Ibirico.

- Se proponen restricciones y hasta prohibiciones al ingreso al llamado territorio ancestral del pueblo Yukpa de las misiones pertenecientes al Sistema de Naciones Unidas (SNU), al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), a la Defensoría del Pueblo (DP) y a la Cruz Roja Colombiana (CRC), respecto de lo cual manifiestan que “nuestro pueblo indígena no se hace responsable de los incidentes entre sus misiones en terreno con nuestra guardia indígena”.

- Se concluye que buena parte de los acuerdos alcanzados en La Habana, Cuba, entre el Gobierno nacional y las FARC-EP en lo referido al punto 1 de la agenda “Hacia un nuevo campo colombiano: Reforma Rural Integral”, especialmente lo atinente a la creación de Zonas de Reserva Campesinas (ZRC), “afectan directamente nuestra supervivencia, cultura y usos y costumbres como pueblo indígena ancestral” a la vez que incrementarán “nuestras confrontaciones territoriales, puesto que desconoce nuestro territorio ancestral y la soberanía que tenemos sobre él”.

- Se exhibe una narrativa que pivota alrededor de la idea que el proceso de ocupación campesina de la Serranía del Perijá se inscribió en un contexto de “colonización armada” auspiciada por la insurgencia, refiriendo al respecto que “la guerrilla de las FARC-EP es una organización que apoyó parte de la colonización a territorios ancestrales indígenas en Colombia y en especial, junto con el ELN, el territorio ancestral Yukpa de la Serranía del Perijá”.

- Se enarbola el riesgo del “surgimiento de un nuevo conflicto armado por motivos étnicos y raciales en territorio ancestral Yukpa”, en caso de que no sean atendidas satisfactoriamente sus demandas y reivindicaciones, es decir, la “demarcación de nuestro territorio ancestral Yukpa” y la devolución de “los ríos Maracas, Casacará, Sicarare y Magiriaimo”.

- Se identifica al pueblo Yukpa como la principal y más importante víctima que el conflicto armado ocasionó en la Serranía del Perijá, señalando que soportó con mayor rigor los casos de desplazamientos forzados masivos, confinamientos, masacres, abandono y despojo de tierras, violencia basada en género, etcétera, que en la región tuvieron lugar.

- Se sitúa a las comunidades campesinas de la Serranía del Perijá como una suerte de punta de lanza del largo y complejo proceso de transformaciones y rupturas identitarias operadas en el pueblo Yukpa, hasta el punto de llegar a identificarlas como las causantes de su actual situación de marginación, exclusión y empobrecimiento.

- Se resalta como altamente positivo el apoyo brindado al pueblo Yukpa por un alto funcionario del Estado que en los últimos meses, con sus críticas a los procesos de restitución de tierras y en general a la ley de víctimas, ha terminado por legitimar los intereses de los despojadores de tierras y sus aliados, los cuales han empezado ya a movilizar el discurso de los “despojados por la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras” y campañas para que se vote negativamente el plebiscito de refrendación de lo acordado en la mesa de conversaciones de La Habana, Cuba.

- Se presenta una postura ambigua frente al proceso de diálogo que se lleva a cabo entre el Gobierno nacional y las FARC-EP en la medida en que, mientras por un lado, se afirma que el “pueblo Yukpa celebra con el resto de los colombianos los acuerdos de paz logrados en La Habana, Cuba” y se refiere con que se “está de acuerdo con que a las FARC-EP se les garantice el estatuto de oposición, se les proteja sus vidas y se les garantice su futuro y reencuentro con sus familias una vez se firme el acuerdo de paz con el gobierno colombiano”, por el otro, se expresa oposición a la ubicación de una zona veredal transitoria de normalización en una vereda campesina del municipio de La Paz, Cesar, a la vez que propalan que los acuerdos procuran sobre todo la “estabilización de colonos y campesinos en nuestro territorio ancestral, desconociendo las normas nacionales e internacionales que hay sobre la materia” y abrirle “paso a la sustracción incontrolable de las zonas de Reserva Forestal para priorizar el acceso a la tierras de los campesinos”.

El grueso de las propuestas arriba referidas infortunadamente se realiza apelando a un esencialismo nativista que busca una especie de restauración de la época existente antes que se diera el contacto desigual y asimétrico entre el pueblo Yukpa y los invasores europeos y a una visión sumamente idealizada y romántica de la identidad indígena que se asimila inequívocamente a todo lo “bueno”, “prístino” y “puro” que se enfrenta a un Occidente genocida, etnocida, ecocida y patriarcal, con lo que se simplifica un largo y complejo proceso histórico de confrontaciones, encuentros y desencuentros, desconociendo que las comunidades campesinas también hemos sido víctimas de la imposición de un sistema socioeconómico, razón por la cual hoy hacemos parte, al igual que el pueblo Yukpa, de los sujetos subalternos y expoliados de la sociedad.

 

Cauca reclama PAZ con Justicia social

E-mail Imprimir PDF
Apoyo total del Cauca a la Paz con Justicia Social
 
Agencia de Comunicaciones Prensa Alternativa Cauca

Por lo menos veinte mil personas pertenecientes al Movimiento Político y Social Marcha Patriótica recorrieron las calles de Popayán, en el gran carnaval por la paz con justicia social, respaldando así, los diálogos de la Habana y exigiendo que el gobierno nacional inicie negociaciones con la insurgencia del ELN y el EPL. 

 

Con alegría y esperanza, diferentes delegaciones de los municipios caucanos llegaron desde tempranas horas a la capital caucana para decir "SI A LA PAZ". Entre comparsas, danzas, arte urbano, entre otros, transcurrió una de las movilizaciones más grandes que se hayan visto en los últimos años en Popayán.

Para Jonathan Centeno, vocero del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica "Le décimos si a la paz, porque con los acuerdos de la Habana, vamos a defender la tierra, el territorio, vamos a defender el Macizo Colombiano", mientras que Jonathan Patiño, diputado del Departamento expreso que "Lo que estamos haciendo hoy es una refrendación popular de los acuerdos de la Habana"

Para los marchantes esta movilización es solo el comienzo de un gran proceso constituyente que les permita ir congregando más fuerzas para disputar el poder y lograr la paz con justicia social que merece el pueblo caucano. En esa medida Oscar Salazar vocero de la Marcha Patriótica, en su intervención a todos los marchantes expreso que "Tenemos que ser capaces de construir una correlación de fuerzas favorable para que el proceso Constituyente lleve a transformar a Colombia en una verdadera democracia"

Este día histórico quedará en la memoria de quienes quieren y luchan por construir una nueva Colombia, que ponga al centro al pueblo colombiano, que defienda el territorio, la soberanía y la democracia. El 15 de Julio que acaba de pasar, es el inicio de un momento histórico que requiere del apoyo de todo el pueblo colombiano para establecer las bases de la paz con justicia social, porque los acuerdos entre el gobierno Colombiano y las FARC-EP son los cimientos de una nueva sociedad.

 


Página 1 de 35

RADIO CAMPESINA 88.9 FM

Calendario Eventos

Agosto 2016
D L M X J V S
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

ENCUESTA

¿Te gusta la página web?
 

classid="CLSID:22D6f312-B0F6-11D0-94AB-0080C74C7E95" standby="Loading Microsoft® Windows® Media Player components..." type="application/x-oleobject">